jueves, 22 de marzo de 2012

La hermanastra se miró en el espejo. Llevaba su mejor vestido de seda y los zapatos de piel de camaleón que cambiaban de color. Satisfecha, continuó aplicándose el grueso maquillaje y pensó que en este cuento no se le iba a escapar el príncipe.Hasta había puesto a Cenicienta a trabajar de camarera en la fiesta para que en esta ocasión no la pudiera transformar esa entrometida hada madrina.
Pero una vez más, a la hora de escoger pareja para el baile, el príncipe volvió a fijarse en la camarera llamada Cenicienta, ya que era la única entre todas esas muchachas demasiado maquilladas a la que se le podían ver los hoyuelos al sonreír.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Licencia de Creative Commons
Hasta los ángeles leerán blog by Flavia Hevia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://hastalosangelesleeran.blogspot.com.es/.